Sesión zen, pintar cuadros y nada de champán: así fue el día de Luca con Russia