Paris, la perra más artística