La verdadera identidad de ‘cara sangrienta’