Pablo Alborán y Malú, sentimiento en el escenario