Asignatura pendiente de los Merino: la canoa