Rockocó, más que un fanzine