El kabuki regresa a Madrid 30 años después