Los refugiados se suben a las tablas