¿Merece morir House?