Elena Tablada, fascinada con una perrita coja