Meritxell, un baño en la piscina del prostíbulo para despejarse durante un rato