Con 15 años, piensa, habla y siente como un torero