Un jugador de videojuegos y una modelo cautivan a 2,4 millones de espectadores