Análisis de Ratchet & Clank: Una dimensión aparte para PS5, cuando una dimensión no es suficiente