El menú de Víctor: Nervios y problemas para encender la vitrocerámica