Alto nivel y falserío en la cena de Patricia: del riquísimo a la cara al puñal de la "destrucción masiva"