Mari Carmen, una cena con falta de elaboración pero con un final divertido