Los prostíbulos son un fiel reflejo de las consecuencias de la crísis