Una víctima de San Bernardino descubre las cámaras ocultas en su casa