San Bernardino hace creer a Iván que es un ‘procrastinador’