Javier Abascal se cuela en una heladería