Javier Abascal le regala un gato japonés sin ningún misterio a Iker Jiménez