Una vecina de La Palma confiesa el abandono de las instituciones: tres personas en un estudio y "con un colchón en el suelo"