Cantes, bailes, perreos… Todo vale en campaña electoral por arañar un voto