Puigdemont, el nuevo amigo de los niños: un pequeño de cinco años se lanza a abrazarle