El Partido Popular utiliza el ataque con huevos a Marta Sánchez para hacer propaganda