"Soy mayor, no idiota": La rebelión de los mayores contra los bancos por la falta de trato humano