La graciosa anécdota de Marta Flich con la vacunación: “¡Me están llamando para vacunarme!”