El hombre que denunció por tongo al Gordo de la lotería se había gastado 1200 euros en décimos