Rosalía no fue la primera: Dua Lipa también fue un fichaje frustrado del alcalde de Valladolid