El discurso independentista da un salto cualitativo a la hora de condenar a la violencia