Soy una pringada y Escaleto se posicionan a favor de la pluma