El padre de Samanta, sobre la felicidad: “Hay que tomar decisiones sin miedo”