Los fugitivos encuentran el teléfono escondido en el baño del refugio