Jesús: “Demasiado pijo para mí, yo que soy más de campo que una bellota…”