Álvaro, a su hermano y su madre: “Me habéis hundido los dos”