Ricardo trabaja sin descanso en Rusia