Un suegro españolista y un yerno independentista demuestran que las familias no están tan rotas en Cataluña