José Mota, al llegar al Ártico: "¡Qué belleza!"