La dificultad de Jota con el inglés