Por primera vez, una televisión española tiene acceso a la ceremonia más sagrada del 'Ku Klux Klan'