Kroos hace de jugador de golf y marca un golazo con una parábola perfecta