No estas loco, la lavadora SÍ se come tus calcetines