El bebé que deja instantáneamente de llorar cuando suena el himno de la Champions