El estrés y la ansiedad afectan a las cuerdas vocales