El fundador de Tesla crea unas plataformas que trasladarán a los coches bajo tierra