La llegada del verano convierte al interior de los vehículos en un auténtico horno