Saltarse el protocolo en San Fermín provoca una lluvia de colores en sus encierros