El presunto parricida de Tenerife dejó una carta manuscrita aludiendo a problemas económicos