Los ayuntamientos trabajan a contrarreloj para que las playas estén listas en Semana Santa